domingo, 20 de marzo de 2016

Mío

Nadie me conoce, y a nadie le importa si las marcas de mi piel son un sueño o las heridas causadas. Aún huelo al animal de rebaño que creaste, cuando me atabas con tus maromas de cáñamo cual pastor que apresa a la oveja en sacrificio. Soy el plan que tu Dios trazó sobre el deseo y el sudor de tus lágrimas y el regocijo de mis sentimientos.Mis manos son pinzas que anhelan pellizcar sin dolor. Mis dedos tienen huecos líquidos que atraviesan mi alma. Podría creer que tengo el dominio de las ramificaciones de mis nervios. Podría pensar que tú me perteneces, me apetece, pero yo soy tu esclava y mi espíritu, tu demonio.

Tú me perteneces, me apetece, pero yo soy tu esclava y mi espíritu, tu demonio...

1 comentario:

  1. tan diabla con tu lado canalla. retazos de secretos shh...♥ mia!!!

    ResponderEliminar